Nuestra Historia

Centro Cultural San Rafael.
San Fernando (Buenos Aires). 1956

San Fernando está situado a 30 kms. de Buenos Aires.
Con un núcleo de población de cierto nivel cultural y social, en 1956 estaba rodeado de numerosos barrios de emergencia, donde miles de niños vivían privados de educación.
Nuestras Hermanas de la Escuela-Hogar Matilde Otamendi conocían las precarias condiciones de los barrios periféricos. Una de ellas, Amalia Chavarría, decidió que no podíamos quedar indiferentes ante tanta juventud desatendida; no le parecía suficiente lo que ya hacíamos en la Escuela Hogar. Se internó donde nadie se atrevía, un barrio llamado Villa Federal, de pésima fama, apodado "la apuñalada", por los conflictos y violencias que en él se vivían.
Con Gran confianza en Dios, pues estaba segura en su ayuda, inició su trabajo en el barrio. Sin calles, sin luz ni agua, era un hacinamiento de ranchitos muy pobres. En el aspecto espiritual la zona era de pre-evangelización.
Con un espíritu apostólico admirable, la Hermana Amalia se entregó a la recuperación y promoción de este barrio con una generosidad sin límites.
Barro, frío, lluvia, o peligros a su integridad física, no fueron suficientes para arredrarla.
Secundada por otras Hermanas y alguna jóvenes congregantes marianas, igualmente valerosas, empezaron los primeros tanteos y encuentros con la gente.
Decidieron quedarse allí y comprar el llamado "Rancho verde" para centro de actividades. Organziaron una fiesta y Hermana Amalia, en un autoparlante, invitaba a la gente del barrio y les ofrecía amistad, orientación y escuela. 
Enseguida se ofrecieron como colaboradores un grupo de jóvenes matrimonios, y ex alumnas de Otamendi.
En el curso 1956-1957 comenzaron las clases. Llegaban los niños a la Escuela  con sus banquitos a cuestas para poder sentarse. Con esta escasez de medios y abundancia de trances un tanto aventureros, empezó la escuela y la catequización del barrio.
En el mes de septiembre, se hizo una procesión con la Virgen Milagrosa; se trataba de invocar su ayuda y pedirle los recursos necesarios.
La Virgen quedó instalada en el rancho y no desoyó sus ruegos. A partir de aquel momento empezaron a llegar las ayudas. Primero eran pequeñas donaciones, pero pronto comenzaron a llegar materiales de construcción, que era lo que se necesitaba para edificar una escuela en condiciones.
Muchas personas colaboraron en el trabajo de construcción. Al año, estaban terminadas paredes y cubiertas. Fue providencial, pues en aquel mismo tiempo se produjeron grandes inundaciones y sirvió de albergue a muchas familias que se quedaron sin hogar. La visita al barrio en 1959 del Ministro de Acción Social y del Intendente, sirvió para que las autoridades se interesaran por la obra y concedieran una subvención que sirvió para completar y ampliar la escuela.          



El 19 de marzo de 1960 se inauguraba. 
Además de Escuela Primaria, era Escuela de Adultos, de Formación Profesional y de Alfabetización. Los domingos funcionaba como Iglesia.
Ayudaban cuatro maestras por un salario de cero pesos. Como puede verse, la generosidad y entrega fue patrimonio de muchos.
Más tarde el barrio se benefició de un plan de viviendas en cooperativas, financiadas por un banco, y se edificaron 202 casas. Esto significó entrar en un proceso de dignificación 
social muy importante. El antiguo barrio de "la apuñalada" se convirtió en el barrio de San Rafael. Este nombre fue un gesto de los vecinos, que quisieron manifestar su agradecimiento a quienes tanto habían contribuido para elevar el nivel cultural, moral y espiritual del barrio.
El 24 de octubre de 1960 se inauguraba con solemne procesión: San Rafael a hombros de los bomberos, corproación de las autoridades, y recorrido por las calles comprendidas entre Hipólito Irigoyen a Quirno Costa, y desde Virrey Sobremonte, hasta Arroyo Cordero. El párroco puso solemnemente el nombre, y después de la procesión hubo festejos populares. Cada vez iba quedando más lejos el recuerdo de "la puñalada"...
 
La evolución de la Obra desde los tiempos descritos hasta nuestros días, ha ido en la línea de orientar nuestros esfuerzos en la atención a los niños y jóvenes del barrio, dejando paulatinamente la atención de los adultos. El Colegio se amplió, así como la Casa de la Comunidad, con las ayudas procedentes del fondo económico general de la Congregación. 
Hoy este Colegio sigue pujante con la colaboración de excelentes Maestras. Contamos con Nivel Inicial desde el año.......... y Educación Secundaria a partir del año 2004, gracias a muchas personas que han aportado su granito de arena para convertir el sueño de la Hermana Maria Ledesma en realidad.
La dirección se encuentra bajo la Supervisión de la Srta. Alejandra Urbancic, una de las cuatro jovencitas, que comenzó acompañando a la Madre Amalia. La comunidad está formada por cuatro religiosas y su actual supervisora es la Hermana Pino Hernández.